Contrariamente a la imagen desértica que se tiene de ellas, las Mesetas calcáreas de Quercy poseen un importante manto arbolado.

Poco frondosas, estas plantaciones de bosques albergan numerosas plantas características  de los linderos secos como el Geranio sanguíneo, el Limodorum abortivum o la Cephalanthera rubra, incluso más localmente plantas raras como la Centaura de Lyon, planta endémica del sur de Francia o el Mijo verdoso, protegido a nivel nacional.
Si el roble pubescente (cuyas hojas disponen de pelos finos y cortos) domina, el Arce de Montpellier, el Cerezo de Santa lucía y el cornejo macho, completan la comitiva del bosque de la meseta calcárea. Este último es particularmente popular por su luminosa florescencia de finales de invierno, que le vale la denominación local de "mimosa de la meseta calcárea”. En los valles se desarrollan bosques frescos de Carpes, favorables al desarrollo de plantas más de montaña como el martagón, el Eléboro verde, incluso, mucho más rara, la hierba de Paris.

Estos espacios arbolados ven evolucionar una fauna de gran interés: además de los Corzos, encontramos la Gineta y murciélagos arborícolas (Barbastelles, Noctules). La avifauna es muy rica en particular con el Pico mediano y rapaces notables como el Alcotán europeo, el Abejero europeo y el Águila culebrera. Los árboles viejos y huecos albergan localmente insectos coleópteros muy raros como el Limoniscus violaceus o el Osmoderma.

    • Français
    • English
    • Español